Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena

Muerte y Nuestra Señora de la Amargura

Inicio Historia Junta de Gobierno  25 Aniversario Casa Hermandad Secretaria Galería de fotos Hermanos cargadores Contacta

25 Aniversario del Cristo de la Buena Muerte

Esta Semana Santa 2006 es muy especial para nuestra Hermandad de la Amargura, pues celebramos el XXV ANIVERSARIO de la bendición de la talla del Stmo. Cristo de la Buena Muerte, talla que el gaditano D. José Ovando con el buen hacer de sus manos y un trozo de cedro, hizo realidad en 1981.

Galería de fotografías

.
Vice Hermano Mayor Mayordomo Hermano Mayor Director Espiritual Junta de Gobierno Tesorero

PRESENTACIÓN DEL CARTEL CONMEMORATIVO DEL XXV ANIVERSARIO DE LA BENDICIÓN DEL CRISTO DE LA BUENA MUERTE Y NUESTRA SEÑORA DE LA AMARGURA.-


I.-  Salutación a los presentes y agradecimiento a la Hdad. por su confianza.-

         Buenas noches, Sras. y Sres. una vez solicitada su intercesión, para que me ayude, a Ntra. Patrona la Virgen de las Virtudes, en esta CONMEMORACIÓN DEL 25 ANIVERSARIO DE LA BENDICIÓN DE LA TALLA DE NUESTRO CRISTO DE LA BUENA MUERTE, quiero dirigirme a todos Vds. a fin de cumplir con éste duro encargo que me ha sido formulado por la Junta de Gobierno, a la que pertenezco, de mi Hermandad del Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Sra. de la Amargura de Conil, como a todos o, al menos,  a la gran mayoría les consta.-

         Y digo duro, no por la tarea de escribir unas letras y exponéroslas, sino por la tremenda responsabilidad que supone dirigirse a un auditorio que como si de un examen oral se tratara te vá a calificar por tu actuación y que, como no, si es en tu pueblo, el esfuerzo es doble, porque, como dice el refrán,  nadie es profeta en su tierra.-  

         A pesar de ello, tengo que agradecer a mis hermanos de la Junta de Gobierno que hayan depositado su confianza en mi persona para que sea Yo quien en esta conmemoración de los XXV años de la bendición de nuestro Cristo, tenga el honor de dirigirme públicamente a EL y le diga, delante de mi querido pueblo de Conil, al que agradezco su ayuda y sus oraciones, por su Fé, a nuestra Hermandad, cuantas cosas han sucedido durante estos 25 años. No sé si responderé a sus expectativas por lo que les voy a decir, interesante ó no. No obstante,  confío, en que no queden decepcionados.-

         Como nó también tengo que agradecer a mi esposa TOÑI y a mi familia, en general, que son los que me han soportado y ayudado en esta tarea por su estoica paciencia y tolerancia en todos los momentos de mi vida.-

         Y, a todos Vds., desde yá, les doy las gracias por su consideración, esperando sepan perdonar mi falta de capacidad prosaica para adornar, con bonitas palabras y hermosos y cuidados versos estos pensamientos que les dirijo.-

II.-   Descripción de la Imagen y datos de su autor, así como reseña del autor de la foto.-    

         Nuestra talla es una obra del imaginero y tallador  DON JOSE OVANDO MERINO, que aunque natural de El Puerto de Santa María, su vida y obras se desarrollaron en Cádiz, donde falleció el 18 de Marzo de 2001 a los 89 años de edad, sumido en un injusto olvido por el mundo cofrade de la provincia.-

          También a éste autor hemos de agradecer el que diseñara y ejecutara, en gran parte, yá que no le dio tiempo a terminarlo por la enfermedad que le sobrevino y que le costaría su muerte, nuestro paso de misterio, que preside nuestro Cristo de la Buena Muerte.-

         Desde aquí, hoy, también 5º aniversario de su muerte, nuestro más sentido homenaje y agradecimiento a tan digno personaje e insigne autor al que debemos esta maravillosa obra que, cada día, contemplamos y que nos ilumina las pupilas.

          Quede  Don José Ovando Merino en nuestro recuerdo y en un lugar más acorde con la calidad de su labor.-

         La talla representa a Cristo en su Crucifixión en el monte Calvario sobre una Cruz, yá muerto. Todo ello en madera de cedro. Un clavo le cruza cada una de sus manos y un tercer clavo le atraviesa sus pies. La posición de sus brazos nos dicen que de ellos cuelga su cuerpo, yá sin vida, y sus rodillas curvadas nos dicen que no lo pueden soportar. También podemos apreciar como sus costillas quedan remarcadas nítidamente y como los moretones, que en su cuerpo dejaron los golpes y el peso del madero, en su vía crucis por la Vía Dolorosa, camino del Gólgota, están perfectamente definidos.-

         Estas características han sido genialmente captadas por el autor de la fotografía,  perteneciente a los estudios fotográficos Cibyón de Conil, quién ha sabido imprimirle un ambiente marcadamente trágico y penumbroso, propios de la época cuando en medio de aquel Sol semiapagado y oculto por la tormenta, Jesús expiró, en la Cruz, y entregó su espíritu al Padre, como nos dice el Evangelista Juan.-

         Mi afán porque lo veáis me hace aumentar mi impaciencia por descubrirlo y que todos vosotros podáis contemplar este hermoso cartel que, sin duda, ocupará un lugar importante en más de una casa de nuestro pueblo donde sus moradores lo puedan poner en su particular capilla para tenerlo muy cerca y poderle decir:

           “CRISTO JESÚS, tu pasión y tu muerte son la prueba más palpable del inmenso amor que me tienes. No quiero acostumbrarme a los relatos evangélicos, quiero leerlos con ojos nuevos y escucharlos con oídos nuevos. Déjame que me quede contemplándote, con tu Madre, al pie de la Cruz, desde la que has vencido a mis mayores enemigos: 

EL PECADO Y LA MUERTE.- ”

SE DESCUBRE EL CARTEL POR ANTONIO RAMOS.-

 

III.-  Conversación con mi CRISTO DE LA BUENA MUERTE.-

         Señor,  estamos aquí reunidos en la Parroquia de Conil de la Frontera, mi Pueblo, donde te veneramos, para celebrar  “TUS 25 AÑOS ENTRE NOSOTROS” BAJO LA ADVOCACIÓN DE BUENA MUERTE.-

         Mis hermanos de la Junta de Gobierno, como yá les he dicho a éste TU PUEBLO que nos oye, han querido que sea Yo el que cante las efemérides de éstos 25 años que hemos vivido contigo.   ¿Te parece que lo hagamos juntos?, Yo sin tu ayuda nada puedo y como antes le pedí a Tu madre y mi patrona la Virgen de las Virtudes, también a Ti te pido que ilumines mi memoria para no olvidar aquellas cosas que tanto nos han marcado.-        

         Como bien sabes corría el mes de Abril de 1.980, cuando la Junta de Gobierno que por entonces gestionaba ésta, Tu HERMANDAD, decidió que esculpiéramos TU IMAGEN, ¡ que osadía !, ¿ verdad ?, para procesionar por las calles de tu pueblo de Conil, donde, con anterioridad, yá te veneraban puesto que nos habíamos encargado de ello mediante la imagen que de ti tenían nuestros Hermanos del Santo Entierro. Así pues, a través de nuestro, entonces, Hermano Mayor, Manolo Bocio, mi cuñado, a quién desde aquí, con tu permiso Señor, envío un caluroso abrazo y mi recuerdo lleno de gratitud y decirle que todo lo que de cofrade pueda haber en mí, a él, únicamente, se lo debo.   El fue quién se encargó, por expreso deseo de la Junta, concertar todos los pormenores del trabajo a ese Señor que contigo está, desde el año 2.001. SI, SI, a ese, EL ES DON JOSE OVANDO MERINO. Gracias a su talento y a las manos que tu le distes supo esculpir la madera de forma que saliese esa imagen TUYA. ¿ NO te gusta ?, ¡ ah, que susto !, me pareció entender que no.-

         Durante muchos días a lo largo de esos 12 meses que transcurrieron, fueron muchas las visitas que te hicimos, MANOLITO BOCIO, CON ALGÚN OTRO HERMANO Y CONMIGO MISMO, cuando estudiábamos, al taller de D. José, el que tenía en Cádiz, en la calle que está frente al Obispado, SI, frente a la entrada del Hospitalito de Mujeres. Allí te vimos crecer, pieza a pieza, como si de un rompecabezas se tratara. Y, por fin,  el 4 de Abril de 1.981, te estábamos bendiciendo en ésta Iglesia Parroquial de Santa Catalina.-

         Que día tan memorable, que bonito cuando TU entrabas por la puerta grande en un día como éste, SABADO, TRIDUO EN TU HONOR y en el de TU MADRE y que A TU LADO ESTA, NUESTRA VIRGEN DE LA AMARGURA. Perdona, cualquiera diría que esto es un lío, ¿verdad Señor? El que TU MADRE tenga tantos nombres, pero tú sabes, porque así nos lo has enseñado, que nuestra madre, MARIA, LA VIRGEN, es una sola y, aunque la invoquemos desde distintos nombres (VIRTUDES, CARMEN, SOLEDAD, DOLORES, ESPERANZA, FATIMA, AMARGURA) a todos nos contestara de la misma manera.  Así somos de difíciles y complicados, Señor, pero Tú, como todo padre bueno, que a sus hijos quiere, sabes que has de tener una gran capacidad de comprensión y paciencia para aceptar nuestras rarezas.-

         Bien, como te decía, aquella memorable tarde, fue una de las mas emotivas que mi mente recuerda y que en mi vida he podido disfrutar. Fue uno de los actos más entrañables llevados a cabo en el seno de nuestra Hermandad. Fue y será una de esas tardes que todo cofrade comprometido  no olvida nunca.-

         Fue maravillosa aquella entrada, triunfal como la que hicistes en Jerusalén el Domingo de Ramos. ¿ Te acuerdas ?. Te portaban a hombros nuestros Pacos, de aquella Junta de Gobierno, PACO RANCHO CHICO, NUESTRO QUERIDO Y AUSENTE PACO EL RATÓN que te lo llevastes para que estuviera junto a Ti. Todos ellos, al igual que toda la Junta y todo el Pueblo de Conil, se habían implicado tanto en el proyecto de TU NUEVA IMAGEN que aquel día fue de los mejores. Es indescriptible, Si, de verdad, me emociona tanto el recordarlo y me pone el bello de punta, que me cuesta trabajo encontrar palabras para decirte como lo viví.-

         Tus  portadores, como te digo, te sujetaban, uno por los pies y los otros dos por cada uno de tus brazos. Cuando TU aparecistes, el coro de la Hermandad, que llevábamos varios fines de semana ensayando, no olvides que la mayoría estudiábamos y sólo teníamos los fines de semana. Como te decía, el coro de la Hermandad (Paqui, la Melli, Fernanda, Beatriz, Manolo Bocio, Isabel, Toñy, Vicente y Yo mismo, entre otros muchos, entonábamos aquella canción del grupo BROTES DE OLIVO: JESÚS QUIEN ERES TÚ?.

         El padre Mateo Silva Muñoz, que fue quien ofició la misa y la bendición de TU IMAGEN, por delegación que le había otorgado el Sr. Obispo de nuestra Diócesis, D. Antonio DORADO SOTO, Te esperaba al pié del altar para realizar dicho acto.- 

          Fue una eucaristía muy participada y con una afluencia de público que llegaba hasta el final, hasta la puerta grande. Las lecturas, los cantos, todo era especial, porque se vivía el momento de tu venida y la gente de Conil que es muy hospitalaria, te quería dar la bienvenida a nuestro Pueblo, a Tu casa que es la nuestra.-

         Cuando la misa terminó, celebramos aquel multitudinario Besapié, igual que el que hoy tendremos, cuando acabemos de charlar, y, nuevamente, el coro de la Hdad. entonaba sus cánticos mientras te trasladaban a tu altar, el que hoy tienes en unión de Tu madre y San Juan. En esta ocasión yá no nos preguntábamos JESÚS QUIEN ERES TU, sino todo lo contrario, JESÚS YÁ SE DE TI.-

         Desde ése día, Señor, muchos han sido los cambios que se han producido en la vida de esta Hermandad.-

         Las personas que hemos formado parte de su Junta de Gobierno,  hemos cambiado. Mucho me hubiera gustado conservar aquellos momentos de nuestra juventud en la que la ausencia de responsabilidades y compromisos nos hacían ser más espontáneos, alegres, emprendedores, desafiábamos cualquier traba que se nos pusiera por delante, éramos más auténticos, más de verdad. Con el paso del tiempo nos volvimos cómodos, egoístas, insolidarios, sólo nos importaba nuestro Yo y nuestras circunstancias.-

         Por suerte estabas TU, Señor, para que con tu palabra escrita  nos rascaras nuestras conciencias y fueras un revulsivo en nuestras vidas.-

          No todo ha sido negativo, perdona este momento, bajón y pesimista, que he tenido, porque hoy, día de TU 25 aniversario es día para recibir cosas buenas y gratificantes. Es bonito recordar todo aquello que sucedió para que nos afiance en el buen hacer y, en lo que no fue tan bueno, nos ayude a corregir.-

         En aquella vieja Casa de la calle Hospital, donde estaba nuestra sede, se fraguaron muchas de las grandezas que vivió y tiene nuestra Hermandad. Sirvió de lugar de reuniones para con nuestros hermanos cargadores, que por una noche se convierten en aquel Cirineo, que sin recibir nada a cambio, cumplió su misión de ayudarte, aportan su granito de arena para que entre todos formen esa gran roca, fuerte y vigorosa, donde al grito de  ¡¡¡ al cielo con el !!! te elevan a las alturas y transmiten a todos los que te vemos junto con Tu Madre el amor que nos tenéis.-

         También, como nó, te he de comentar que en aquella vieja Casa se cimentaron las bases para que TU HERMANDAD, SI, LA NUESTRA, tuviera su banda de música. Mi recuerdo para Vicente Jiménez “el Sarapico”, a quién por su entrega a los jóvenes y a la música lo recodaremos siempre.-

         Escuchaste a nuestros músicos anoche, después del Triduo ?. Fue bonito, eh?, como nos emocionaron con sus notas y melodías.-

         De aquella vieja Casa, tuvimos que salir. El  Obispado decidió la construcción de la vivienda que hoy ocupa nuestro querido Párroco,  el Padre Carlos.- .

         Este Cura, merece mención aparte, vino en unión de otro cura, El padre Dámaso, que nos abandonó, también para irse a tu lado, hace unos años. Ambos formaban un buen equipo, bastante compenetrados, introdujeron numerosas reformas en la Parroquia, no solo en el aspecto físico de obras de reformas y mantenimiento de sus instalaciones sino en el espiritual.

         ¿ Que porqué he dicho lo de mención aparte del Padre Carlos ?

         ¡ Ah, también te pica a Ti la curiosidad como a todos los humanos!. Claro, no podemos olvidar que Tú, además de Dios, fuiste Hombre.-

         Bien, te digo que siempre lo recordaremos porque, al mes de estar aquí,  fue nuestro protector espiritual en aquella maravillosa travesía que hicimos a Tierra Santa, en aquel viaje organizado por la Hermandad.-

         Fue un 29 de Septiembre del año 1.996, el Padre Dámaso nos daba su bendición en el autobús, que se encontraba en la calle Laguna y nos dejaba en las manos de su compañero y amigo Carlos. Comenzábamos nuestro viaje hacia Tierra Santa.-

         Tuvimos la oportunidad de convivir, durante unos 10 días un grupo de más de 40 personas, TODOS DE NUESTRA PARROQUIA, EH ?, en Tierra Santa, Tu Tierra. Aquella Tierra que te vió nacer, crecer y morir.- 

         Era tan grande y tan increíble, el sentimiento que experimentábamos, que nos parecía mentira que estuviéramos allí para revivir tu vida, obra y pasión. Era maravilloso ver aquellas caras emocionadas en el Santo Sepulcro, La Vía Dolorosa, la travesía por El Mar de Galilea. Cuantas emociones vividas, cuantas lágrimas derramadas.-

         Era un auténtico gozo que NOSOTROS, TU HERMANDAD, hubiese organizado aquel viaje para que personas piadosas, que TE VENERAN,  te sintieran muy cerca. Se emocionaran con tus vivencias y te contemplaran atónitos. Jamás podré olvidar las caras de Ana Leal, Manolo el Mirlo, Juana Marin, Miguel el Piompero, Paca la Salguera, Chano Aragón, etc, etc, todo el grupo estaba jubiloso, cada etapa que hacíamos era cada vez más emocionante. Con decirte, Señor, que después de 10 años cuando nos vemos por la calle nos transmitimos ese sentimiento de complicidad, sólo con mirarnos a los ojos, nos estamos trasladando a aquellos maravillosos lugares y que tan necesitados de PAZ están.-

         Desde ahí nuestra gratitud al Padre Carlos, a nuestra Hermandad le ha hecho y le sigue haciendo mucho bien.-

         Al tener que abandonar nuestra sede, con sus viejos techos y sus húmedas paredes, el Ayuntamiento de Conil nos concedió la ocupación y uso de una de las dependencias municipales, la antigua Capilla y escuela de la Casa de Postas.-

          Desde entonces estamos allí, donde nos reunimos todos los Jueves, celebramos nuestra convivencia anual y aquellas reuniones formativas que, he de confesarte que no son tantas como quisiéramos.-

         ¡ Ay Señor !, que cansado me encuentro, no olvides que llevo a tu lado, en esta Hermandad la cifra de 33 años, antes de que Tú aparecieras físicamente entre nosotros. Tu Cruz es pesada y eso que los tiempos actuales que nos toca vivir son infinitamente mejores y más cómodos que los pasados. Ahora no cogemos lentisco en el monte, como antaño,  ¿ te acuerdas, cuando iba con Antonio, El Norton, en un Dumper por el camino forestal y veníamos conduciendo el Dumper marcha atrás porque la carga nos impedía ver la carretera ?,

         Si hombre, íbamos a coger lentisco para las piñas gigantescas y artesanales que hacía nuestro querido ornamentista, Miguel El Chorra para el paso de Tu madre La Virgen.

         Si,  espera,!!!!!!!!   también cogíamos aquellas matitas de pino, un tanto especiales, que necesitaba el también ornamentista LUIS, al que cariñosamente, llamábamos el de las morcillas porque era otro de los elementos que le poníamos al paso de la Virgen para clavarle los claveles, que, por aquellos tiempos eran de plástico y alambre. Las ánforas, donde se colocan las piñas y ramos de flores no eran de alpaca plateada como las de hoy, sino que eran latas de papilla en polvo que consumían los niños de nuestra hermandad.

         Sí, no te miento y tú lo sabes.-        

         Hoy, en ese sentido, todo es más fácil, se tiene más dinero para que todo se pueda comprar casi hecho, las flores son naturales, las piñas y las morcillas yá no son necesarias para que tapen aquellas feas latas sino que hoy son ricas y artesanales ánforas y unos varales y una candelería que para que sea admirada por el pueblo va, decorado muy finamente y dejando la mesa del paso totalmente diáfana.-

         Hoy,  25 años después, gracias a aquellos años de juventud e ilusión, bazas fundamentales para allanar cualquier camino y vencer toda dificultad que se presentara,  ni que decir tiene que el proyecto de tu presencia en nuestra Hdad. se ha hecho una realidad y aquí estamos y, como en la vida misma, por sus filas han pasado numerosísimos hermanos, muchas han sido sus Juntas de Gobierno y muchos han sido sus cambios, de todo tipo, todos aquellos que han sido necesarios para adaptarnos a los tiempos y épocas que nos ha tocado vivir y que en todas se ha mantenido el mismo denominador común: nuestro amor a TI  y procurar vivir TU EVANGELIO.-  

         Nuestra actual junta de Gobierno, yá sabes quienes la componen, Andrés el Palomo, Juan El Chamarín, Pepe el Esparraguero, Antonio Ramos, Alfonso el Maera, Manolo Pancita, Antonio Manuel, Mari Santos,  Fernando el del Tejar, Andrés el Cigarron, Jesús, Francisquito, Paco Aragón, Loli Trujillo y Yo mismo, todos ponemos nuestra ilusión y buen hacer para servirte como Tú quieres aunque, nosotros, muchas veces nos quedemos en el intento.-

         Difícil, yá lo sé, pero el esfuerzo diario nos hace conservar y alimentar la esperanza de cambio y encontrar la justicia,  para que este mundo sea cada vez mejor, donde todos participemos de los bienes que pones a nuestro servicio y así,  día a día hasta que, por fin, lo consigamos.-

IV.-  Despedida.-  

         Ya para terminar, Señor, quisiera dirigirte esta oración que encontré, buscando entre mis papeles, no se a quién atribuírsela, pero me inclino a que puede ser de San Juan de la Cruz, dice así: 

         No me mueve mi Dios para quererte

el cielo que me tienes prometido,

  ni me mueve el infierno tan temido

para dejar, por ello, de ofenderte.

          Tu me mueves, Señor, muéveme el verte

  clavado en una cruz y escarnecido

    muéveme el ver tu cuerpo tan herido 

muéveme tus afrentas y tu muerte

         muéveme, en fin, tu amor,  de tal manera

         que aunque no hubiera cielo yo te amara

        y aunque no hubiera infierno te temiera

     no me tienes que dar porque te quiera

      pues aunque lo que espero no esperara

   lo mismo que te quiero te quisiera.

 

         Muchas gracias,  Señor,  por estos 25  años que llevas entre nosotros y que no nos faltes nunca.-