Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena

Muerte y Nuestra Señora de la Amargura

Inicio Historia Junta de Gobierno  25 Aniversario Casa Hermandad Secretaria Galería de fotos Hermanos cargadores Contacta

Nuestra historia

    Transcurría el año 1973, concretamente, 23 de abril, un grupo de chavales, jóvenes e ilusionados, de una edad media que rondaba los quince años, liderados por Manuel A. Bocio Camacho cofrade donde los haya y viviendo la Semana Santa desde que tenia chupete, nos ilusionó, o, como se dice hoy, nos comió el coco, para afrontar un proyecto, constituir una Hermandad de Penitencia, cuyo embrión había sido gestado, hacia años, por el entonces Hermano Mayor de la Soledad y Alcalde que fue de Conil de la Frontera., DON JOSÉ MARIA FLORES SUERO, quien desde su misma Hermandad (Santo Entierro y Soledad, cuyo papel fue decisivo) procesionaba el Viernes Santo con la Buena Muerte y la Amargura y los Sábados con el Santo Entierro. Mas tarde, cambios introducidos por el Concilio Vaticano II, allá por el año 1965, se dejó de procesionar en Sábado Santo y el Santo Entierro paso a procesionar el Viernes Santo con lo que la Hermandad de la Buena Muerte y Amargura dejó de salir a la calle.

    Hoy 33 años después, y gracias a aquellos años de juventud e ilusión, bazas fundamentales para allanar cualquier camino y vencer toda dificultad que se presentara. Ni que decir tiene que el proyecto se hizo una realidad aquí estamos y, como en la vida misma, por sus filas han pasado numerosísimos hermanos, muchas han sido sus Junta de Gobierno y muchos han sido sus cambios, de todo tipo, todos aquellos que han sido necesario para adaptarnos a los tiempos y épocas que nos  ha tocado vivir y que en todas se ha mantenido el mismo denominador común: nuestro amar a Cristo y procurar vivir su evangelio.

    Nuestra Hermandad trata de dar culto a nuestro Señor Jesucristo y a su madre la Virgen Maria bajo la advocación de EL CRISTO DE LA BUENA MUERTE Y MARIA SANTÍSIMA DE LA AMARGURA. Se encuentran ubicados, para la oración y suplica de sus devotos, en la Iglesia Parroquial de Santa Catalina de Conil de la Frontera, donde tiene su propio altar.

    En Semana Santa celebramos su estación de `penitencia el Miércoles Santo y años tras años se suceden sus salidas procesionales, donde se pone de manifiesto sus enseres y avalorios.

    Su cortejo procesional está compuesto por dos pasos. El primero un paso austero y solemne, donde se aprecia una gran roca, seca con algunas vetas de lentiscos y sin flores, a excepción de un ramo de lirios blancos a los pies del Cristo. El paso esta franqueado en sus esquinas por cuatro hachones y sobre la cima del monte se erige majestuoso el Cristo Crucificado. Sus cargadores, debajo del paso, quedan cubiertos por unas finas y aterciopeladas caídas de color azul.

    Le sigue el paso de palio y bambalinas, de color rojo, soportado por doce ricos y artesanales varales plateados y alumbrado por una candeleria plateada a juego para iluminar el rostro de nuestra madre la Virgen de la Amargura, a la que acompañan mujeres con mantilla.

    Los hermanos que acompañan a sus titulares, lo hacen vestidos con túnica negra , capa roja, fajin, capirote y guantes de color blanco y con zapatos negros. Sus colores son el rojo y el azul como lo indican las banderas de su Hermandad. Entre los enseres que portan están su Cruz de guía , faroles, libro de reglas, Banderas (roja con cruz azul y azul con cruz roja) y Guión de la Hermandad, el Simpecado, ciriales y los miembros de su Junta de Gobierno llevan las varas plateadas con el escudo de la Hermandad (una corona de espina que rodea al Cristo Crucificado ), a excepción del Hermano Mayor que es dorada y el fiscal que porta una custodia.

    El fiscal es el responsable de la organización y funcionamiento del cortejo procesional, auxiliado por los responsables de cada sección de penitencia.

LA HERMANDAD                                         

arriba